Asun Domínguez, la esencia de la perfección.

Asun Domínguez, la esencia de la perfección.

Hoy estamos con Asun Domínguez, especialista de la técnica del patronaje, que ha invertido toda su vida en cumplir un sueño, ser la mejor.

Desde San Sebastián hasta Barcelona, pasando por Italia, ha viajado para estar siempre aprendiendo y perfeccionándose.

En 2002 se compró su primer sistema de patronaje para dar servicio a nivel nacional, su capacidad de lucha le ha llevado a formarse hasta conseguir abrir su propia escuela de moda. Vamos a conocerla.

asun dominguez
Asun Domínguez, abrió su propia escuela de moda en San Sebastián. Después de su lucha diaria ha conseguido sus mejores reconocimientos, entre ellos la satisfacción del trabajo bien hecho dando a sus alumnos la oportunidad y las claves de su merecido éxito.

1- Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria profesional hasta el día de hoy

Empecé con 19 años aprendiendo costura y patronaje en mi pueblo, Lasarte. Enseguida vi que quería aprender más y decidí trasladarme a Barcelona. Allí me especialicé en el
patronaje industrial y trabajé para varias empresas textiles. En 1993 decidí continuar formándome en Italia, en la escuela Secoli de Milán.
Durante más de 25 años me he dedicado al patronaje industrial como “freelance”. He trabajado para marcas a nivel estatal, en diseños de señora, caballero, infantil y prendas técnicas. En esos años tuve la oportunidad de conocer muchas formas de hacer, y
técnicas diferentes y pude aprender con los mejores profesionales de la época, de los de antes, de los que tenían oficio, me transmitieron mucho conocimiento, pero también mucha exigencia.
En 2014 decidí abrir mi escuela en San Sebastián, donde impartimos cursos de patronaje y costura industrial con mi propio método. Durante estos años cientos de personas se han formado tanto en formato presencial como on-line.

 

2- ¿Has contado con apoyo a nivel personal para conseguir estar dónde estás?


Siempre he contado con el apoyo de mi familia, lo que me ha permitido arrancar y
centrarme en mis proyectos. Mi familia me motiva a emprender y a no tener miedo de intentarlo. Es cierto que saber que por mal que te vaya no te va a faltar para comer, ayuda mucho.
En cuanto a tener un equipo de trabajo, siempre he trabajado sola hasta que abrí la
escuela. Al empezar el proyecto de la escuela sabía que sola no lo conseguiría. Sola es difícil crecer e incluso mantenerte, en este momento somos 6 profesionales, 3 profesoras en la formación presencial, 2 técnicos en imagen y edición, marketing, etc. y yo como profesora y creadora de contenido. Sin un buen equipo es imposible.

3- Me imagino que cuando empezaste el patronaje se hacía de una forma
manual, ¿qué supuso para ti tener que amoldarte a hacerlo a través de un
ordenador?


En 1983 empecé con el patronaje por ordenador en MSDOS, imagina todo lo que ha
llovido desde entonces. En el 92 empecé con el sistema Inves – Lectra con el que he
seguido trabajando hasta hoy con muchas actualizaciones y formación continua.
Cuando vi las ventajas del ordenador no quise volver atrás, eso me supuso la pérdida de algún cliente que no admitía los cambios. El sector textil hasta los años 90  no había sufrido ningún cambio, se hacían las cosas “como toda la vida”. Fueron unos años de transición duros para todos. El que no supo o no quiso adaptarse a las nuevas tecnologías, tanto empresas como profesionales, cesaron su actividad.

asun dominguez

4- ¿Cómo surgió la idea de montar la Escuela y por qué?

Mis clientes en la década de los 2000 mayoritariamente habían trasladado su producción a Asia. Durante unos años seguí realizando desde aquí los patrones pero llegó un momento en que para abaratar todavía más los costes las empresas asiáticas, mayoritariamente chinas, empezaron a “regalar” a sus clientes los patrones.
Hasta entonces yo me dedicaba a realizar patrones, prototipos, escalados y fitting. A partir de este cambio solo encontraba trabajo realizando el fitting. Con este panorama era imposible seguir como profesional en un mercado que literalmente había desaparecido.
Una cosa llevó a la otra y con 50 años decidí reinventar mi carrera y abrir una escuela de patronaje y costura en mi ciudad, San Sebastián. Desde hace tres años, empujadas por la pandemia, decidimos apostar por el formato on-line, donde impartimos costura y patronaje combinando cursos grabados y tutorías en directo. Hemos formado a personas de todo el mundo que gracias a los cursos son capaces de confeccionar sus diseños, creando desde cero sus propios patrones a medida.
El método que enseñamos lo he creado a partir de mucho estudio, experiencia en el mundo de la industria y el trabajo sobre cientos de cuerpos muy diferentes. He conseguido un sistema fácil de aplicar y de adaptar a la morfología de cada persona.

5- ¿Dónde encuentras la motivación suficiente para seguir adelante con tu
proyecto a pesar de tantos años?

La motivación es diaria, nuestras alumnas cada día nos transmiten su ilusión por aprender y nos empujan a seguir creando nuevos proyectos para ellas. Nos referimos normalmente a “ellas” en femenino porque son la gran mayoría, aunque también hay chicos que se apuntan a las clases y dejan el listón muy alto.
Estamos emocionadas y motivadas de ver que algo que empezó como una idea tan pequeña esté creciendo tanto. Cada temporada creamos patrones nuevos, adaptamos los patrones a la morfología de cada alumna, se están haciendo cosas de un nivel altísimo, desde blusas hasta abrigos, americanas, gabardinas, etc.
Tengo como reto personal que la costura vuelva a ser algo motivador y que se dé el valor que se merece este oficio.

6-¿Quién te transmitió esa ilusión y esas ganas de seguir a pesar de todos los
obstáculos, si es que hubo alguien?


Las ganas de seguir las he ido encontrando por el camino, he tenido muchos baches, crisis y mil historias, todo esto junto me ha enseñado que si te gusta lo que haces, le pones ganas y esfuerzo lo más seguro es que consigas lo que te propones. Pero una cosa tengo clara, solo el esfuerzo y el empeño me hace pasar los obstáculos.

En este momento mi equipo me empuja mucho ¡me gusta trabajar con ellas!

asun dominguez

7- Cuando tienes alguna alumna que no está suficientemente motivada para
este oficio, qué haces, ¿te vuelcas para motivarla o crees que la moda va en
las venas y sabes que nada va a reconducirla?


La mayoría de las personas que deciden apuntarse a nuestros cursos vienen ya
motivadas de casa. ¡Tenemos esa gran suerte! Nuestro trabajo es hacer que esa ilusión se mantenga y vaya creciendo según se van ampliando sus objetivos.
Al contrario de lo que me podía imaginar en un principio, la mayoría de las alumnas siguen con nosotras año tras año, consiguiendo crear cada vez prendas más complejas.
Muchas vinieron a clase por probar eso de la costura y han acabado convirtiéndola en su profesión. La verdad es que es un oficio en el que actualmente faltan buenos
profesionales, así que quien tiene interés y se esfuerza consigue dedicarse a ello.


8- ¿Cuál es el perfil de tus alumnos, son jóvenes la mayoría, o también hay
adultos que se interesan? ¿Entre estos dos grupos tan distintos ves que la
motivación también es diferente?


Tenemos alumnas de todas las edades, aunque curiosamente la media de edad estará sobre los 45 años. Hay alumnas que vienen a clase para poder luego ir a la Universidad con una buena base en patronaje y costura, otras que lo hacen como hobby al jubilarse, otras para tener su momento para ellas durante la semana… El ambiente que se crea entre todas ellas, tan diferentes pero con una afición común, es muy bonito.

9- Háblanos de tu equipo, ¿es tan importante que sin ellos ahora mismo la
Escuela no podría funcionar con éxito?


Sin mi equipo no podría abrir la escuela cada mañana, todas somos importantes y nos complementamos muy bien. Me siento muy afortunada de contar con un equipo formado por mujeres profesionales que aportan su experiencia personal al proyecto.
Las tres profesoras de costura y patronaje presencial, Amaia, Isabel y Ana, han trabajado muchos años como modistas y patronistas, con lo que no hay prenda que se les resista por complicada que sea. Naiara está en la parte de diseño, marketing y atención al cliente, haciendo que las alumnas on-line no se sientan solas delante de una pantalla, y con Idoia tenemos cubierta toda la parte de redes, fotografía y vídeo.

10- Cuéntanos tus proyectos futuros


Una de las cosas que peor llevo, es no tener tiempo para seguir aprendiendo, siempre estoy con la sensación de que me estoy perdiendo algo.
Tengo una montaña de artículos, libros, revistas y desfiles on-line guardados para revisar una y mil veces y no solo de moda, donde menos te lo imaginas pillas la inspiración.Un tema que me encanta es la psicología de la moda y del color, nuestra forma de vestir comunica muchas cosas.


11- Te digo una palabra y me dices lo primero que se te viene a la mente.


Matrimonio – Una opción como otra cualquiera
Calidad – Imprescindible
Patronaje – Un oficio maravilloso
Amor – Indispensable
Perseverancia – Siempre
Reinventar – Una actitud ante la vida
Amistad – Fundamental
Tecnologías – El mejor invento

12- Cómo podemos contactar con Asun Dominguez para informarnos de tu
trabajo, de tus novedades, éxitos y lo que ofrece la Escuela.


Lo ideal para saber en todo lo que estamos metidas es entrar a nuestra web
www.asundominguez.com aunque también tenemos una presencia muy activa en redes sociales, sobre todo en Instagram y YouTube, donde tenemos ya más de 130.000 subscriptores. Os animamos a seguirnos y a utilizarlas como vía de comunicación. Nos encanta saber vuestra opinión sobre lo que hacemos y que nos enseñéis las cosas que vais cosiendo.
También estamos encantadas de que nos vengan a visitar. Desde que tenemos la parte on-line no hay mes en el que no venga alguna alumna o seguidora desde cualquier parte del mundo que ha aprovechado la visita a nuestra maravillosa ciudad para venir a vernos.

Si te ha gustado esta entrevista, échale un vistazo a la que hicimos con Ruth Duréndez y la que hicimos a Joseph Shortell.

Ayúdanos a crecer compartiendo: