Pedro Saavedra: La fotografía funciona en una esfera diferente

Pedro Saavedra: Del estrés de la publicidad, al arte como medio de vida

Pedro Saavedra es un talentoso publicista y fotógrafo español oriundo de Triana, Sevilla. De acuerdo a su biografía oficial, ha sido director de arte de la destacada página web, Pedro J. Saavedra-Photo.

Del mismo modo, ha sobresalido como diseñador, videógrafo, socio/co-fundador de agencias, además de proyectos de viajes que han hecho de él, un hombre explorador, geógrafo romántico y curioso compulsivo.

-Para nosotros es un gusto inmenso poderlo entrevistar en el día de hoy, señor Saavedra. Sin duda alguna, usted ha destacado muchísimo en el medio publicitario y actualmente, en el fotográfico. ¿Cómo ha sido para usted mezclar ambos campos? (publicidad y fotografía)

-Hola, saludos. Muchas gracias por la invitación, todo un placer.

Realmente no los he mezclado nunca, ni los quiero mezclar, aunque es inevitable. La gente ve lo que haces en el terreno de la fotografía y te encarga alguno que otro trabajo. A algunos digo que sí, son la minoría, pero a otros no, son la mayoría. Para mí la fotografía funciona en una esfera diferente, en el del arte y la investigación. Nada que ver con el diseño, mucho menos con la publicidad. Por cierto, algo con lo que hace años no trabajo por diferentes motivos es el marketing.  

Vendí las acciones correspondientes de mi parte de la agencia a mis socios para hacer otras cosas con las cuales me sintiera más a gusto, entre ellas, por ejemplo: Viajar, conocer el mundo, hacer fotos, escribir, leer…

-¿Qué lo llevó a descubrir esa pasión por la publicidad, fotografía y diseño gráfico?

-Realmente, aunque arte y diseño no sean lo mismo (esto siempre fue un debate abierto), realmente las herramientas que se utilizan para ambas disciplinas son en muchísimos casos las mismas. Yo estudié artes aplicadas, que por cierto, no terminé, en la especialidad de diseño publicitario.

Realmente me gustaba era el arte en mayúscula, pero era consciente que me sería difícil vivir de él. Es por ello que me fui metiendo en el mundo del diseño —después el de la publicidad—, poco a poco para optar a una profesión con la cual poder vivir. Y no me equivoqué. Eso sí, después más tarde vinieron los dilemas éticos y morales con la publicidad, y al final me quedé con el diseño.

-Publicidad, diseño gráfico y fotografía son tres áreas que buscan narrar, vender y crear. Siendo usted un director de arte, ¿Qué le diría a aquellos jóvenes que no tengan ningún apoyo y quieran narrar con su cámara alguna historia?

-Para hacer fotos, ver mucha fotografía. Observar. Primero haz fotos con tus ojos, y después coge la cámara, no hace falta una cámara cara. Mejor algo modesto. Y leer, leer mucho.

-Usted es un hombre explorador, el cual ha visitado varios lugares, ¿Considera que existe un tipo de límite al momento de elegir las fotografías o piensa que es el tema el que escoge a la persona?

-Sin duda, pensar en qué fotografiar, enseñar y mostrar a través de la fotografía en relación a un acontecimiento es lo que me gusta, más allá que haya muchas formas de hacer fotografía. Antes, me limitaba más a coger la cámara y ver que podía fotografiar desde un punto de vista más estético, ahora, lo que me gusta es contar historias y tener la fotografía como un elemento archivístico o de registro, además de leer mucho en relación al proyecto. Que no quita que lo que haga no lo haga desde una vertiente bella o estética, pero no siempre es necesario, y a veces entorpece el trabajo.

-¿Hay algún género fotográfico con el que se sienta identificado? ¿Por qué?

-Sin duda la fotografía de Territorios, la documental y la de viajes enfocado a eventos históricos de finales del siglo XX. Soy un poco un reportero frustrado. Después adoro aquellos proyectos con temáticas emocionales, melancólicas y espirituales.

También me gusta la fotografía narrada, esos proyectos escritos que son marinados con una foto casual. Ahora acabo de escribir «La melancolía de las cosas: Meditaciones, delirios y otros recuerdos», que trata de eso.

´´Aunque la fotografía como archivo y registro, como método de investigación es también muy apasionante´´.

-¿Cómo han sido sus experiencias de viajes y cómo influye la fotografía y el medio audiovisual en ello?

-Influye. A veces cuando viajo pienso, ¿estoy viviendo realmente el viaje? Porque cuando viajo, ya no tanto, voy cargado de cámaras y estoy pendiente de lo que quiero filmar o fotografiar. Y eso, no siempre, te hace no disfrutar del viaje y estar relajado. Es por ello que influye a la hora de vivir los viajes.

-¿Cómo ha logrado convertirse en una personalidad de la publicidad y la fotografía española sin perder el ánimo?

-Sinceramente, siento decirle que no me siento una personalidad de la publicidad y la fotografía española. Y el ánimo siempre lo tengo por los suelos. Soy muy triste. Triste, triste… Eso sí, intento utilizar esa tristeza para crear cosas.

-¿Considera que hay un punto límite y viable para apostar por el gremio publicitario y fotográfico sea la edad que sea? ¿Cuál y por qué?

-En el mundo de la publicidad si hay limites. A no ser que seas una vieja gloria, o un empresario, la publicidad —no tanto el diseño—, como sector muy ligado al consumo, tendencias y el liberalismo, es una maquina de devorar juventud por muchos factores que no voy a entrar a profundizar. Aunque algunas de ellas son la energía, la velocidad, y los deseos materiales.

La fotografía desde el punto de vista comercial, es decir, la fotografía para ganar dinero, para trabajar y poder comer, primero decir que no es un terreno en el que me mueva, me muevo más en el artístico. 

Pedro Saavedra: No obstante, pienso que en el artístico no hay edad, que en el comercial tampoco, a diferencia de la publicidad.

-Durante su trayectoria en sus profesiones, ¿Qué ha sido hasta ahora para usted lo más impactante que ha fotografiado?

-Sinceramente no sabría que decirte. Impactar no es igual que emocionar, o crear curiosidad. Y una fotografía puede impactar en el momento de fotografiarla o después de ser fotografiada. No sé, es algo que voy reflexionar. Pero una fotografía que me sigue impactando, es una que hice a una familia sentada en una plaza en Ramallah, Palestina, en as concentraciones pacíficas por la huelga de hambre de presos por el sistema ilegal de arrestos arbitrarios en masa y del maltrato a presos palestinos. Después más tarde me enteré que ese chico de 16 años, Laith Abu Nai, que salía en la foto pacíficamente sentado con sus hermanos, recibió un disparo de un soldado israelí a pocos metros de su cabeza, la bala le atravesó el ojo hacia la parte posterior del cráneo. Murió prácticamente en el acto. Estaba desarmado. El asesinato sucedió en las confrontaciones que estallaron el martes 30 cuando una patrulla militar israelí ingresó a la aldea de Mughayer.

-¿De dónde surge la idea de ser fundador de varias agencias?

-De la fiebre emprendedora. Me dio por eso, lo viví, y no me gustó… Bueno, para ser sincero, sí que disfruté la experiencia, aprendí, generé puestos de trabajo y gané dinero para hacer otras cosas. Pero al menos, ser parte de una empresa que tiene 20 empleados no es mi espíritu; se trabaja mucho, hay que vivir para ello… la agenda, reuniones con financieros, gestores, por no hablar de los Juegos de Tronos internos y todas esas cosas. ¡Nada!, que me di cuenta que eso de ser emprendedor no iba va conmigo, y ahora eso se lo dejo a otros.

´´Desde hace unos 6 años volví a ser Freelancer diseñador con mucho tiempo para mis proyectos artísticos´´.

-¿Cuál lección le daría a los jóvenes que quieran formarse profesionalmente en el mundo de la fotografía y la publicidad?

-Si se quieren dedicar a la publicidad y el marketing que vean antes «Succession» en HBO, o se lean «13,99 euros» de Frédéric Beigbeder, o ‘The century of the Self’ (El siglo del individualismo) una serie de cuatro documentales de la BBC, dirigidos por Adam Curtis. En serio, la verdad, no quiero demonizar la publicidad, pero es que en su totalidad es difícil no hacerlo. Y como he salido tan escardado tampoco puedo dar muchos consejos. De hecho, aunque siempre es bueno formarse, para diseñar y hacer publicidad tampoco hay que ser docto.

El diseño es otra cosa. Las herramientas del diseñador son la cultura. Mucha lectura, cine, visitar museos, viajar y vivir experiencias…

Para la fotografía, creo que ya lo comenté antes…

–De todas sus experiencias vividas, ¿Qué lo sigue motivando a ser un destacado profesional publicitario y fotográfico?

-En la publicidad cero. Como he comentado antes, salí de ahí hace tiempo, me muevo solo con el diseño. En el fotográfico me sigue motivando todo lo que se puede contar con una cámara, todo lo que se puede disfrutar con la experiencia y la búsqueda en cada proyecto, en lo externo, pero también en lo interno.

– ¿Cuál es su mayor sueño personal y profesional enfocado en los dos gremios?

-No tengo muchos sueños. Bueno, aunque parezca un tópico, mucha salud para seguir viajando y haciendo lo que me gusta. Y también poder materializa proyectos personales en el terreno de la fotografía, la literatura, y por qué no, en el vídeo, que hagan sentir cosas a la gente.

-De verdad, muchísimas gracias por haber compartido con nosotros parte de su tiempo, ¿Podría darnos sus medios de contacto?

-Gracias a vosotros y mucha suerte. Me pueden seguir a través de mi Instagram como: @pedro_j_saavedra. En mi Twitter https://twitter.com/pedrojmacias y en mi página web oficial: https://pedrojosesaavedra.com/biografia

[amazon box="B07HN5DBPB, 843397792X, B08NS2P1RG" grid="3"]

Por otro lado, si quieres conocer más historias inspiradoras como estas, te recomiendo echar un vistazo en nuestra sección de entrevistas.

Ayúdanos a crecer compartiendo: