Iker Cortés, entrenador de Hondarribia en la liga Euskotren

Ayúdanos a crecer compartiendo:

Iker Cortés, entrenador de Hondarribia en la liga Euskotren

Iker Cortés es de esas personas que, a los dos minutos de charlar con él, ya notas que
disfruta del remo con una pasión muy especial. Tiene mimbres y experiencia suficiente como
para estar al frente de cualquier equipo, incluso de esos tan mediáticos que están liderando
el Olimpo del remo, en la famosa Eusko Label Liga. Pero él se mueve como nadie en medio
de los entresijos de las ligas femeninas, acumulando una extraordinaria experiencia al frente
de clubes como Hibaika y Hondarribia, y con los que ha conseguido enormes satisfacciones,
tanto personales como deportivas.

Ahora vamos a conocerle un poco más de cerca…

¿Cómo un chico de Sestao acaba despuntando en el remo en la Sotera de Santurtzi?

Bueno, mi padre siempre tuvo una especial vinculación con el club santurtziarra pese a haber
bogado con Kaiku. Había ciertas amistades con gente cercana al club morado y aquella época
en Sesto era socialmente algo complicada. Para ir hasta Kaiku había que cruzar por zonas poco
aconsejables para un chico de 13 años, solo, con una mochila a la espalda, todos los días.
Prevaleció el sentido común y optaron por que fuera en bus hasta Santurtzi, de puerta a
puerta y evitando problemas. Hoy todo ha cambiado, vivimos en una sociedad mucho más
segura, más moderna, y aquellas zonas deprimidas de las épocas oscuras de los 80-90 pasaron
a la historia

Iker cortes remo

¿Qué recuerdos tienes de aquella primera época en que te iniciaste en el mundo del remo?

Hay ciertas cosas que han ido cambiando con el tiempo. No sé si para mejor o para peor, pero
se trabaja de modo diferente. En Santurtzi todos comenzábamos con banco móvil en
categorías inferiores, teníamos un enorme potencial.

Quizás era de los clubes que más
remolques desplazaba para los diferentes campeonatos, de Euskadi, de España, etc.

El banco fijo se tocaba poco o casi nada hasta categoría senior.

¿Cómo ves la salud mundo del remo actual?

Tendrá sus cosas, como cualquier otro deporte, pero veo un deporte en auge, con un fuerte tirón entre las categorías base.

En Hondarribia tenemos una cantera muy buena y con gran
demanda por parte de los jóvenes. Tanto en banco móvil como en fijo se trabaja
incesantemente.

Las féminas están en un nivel excelente, tanto en calidad como en cantidad,
aunque siempre nos gustaría tener mucho más a los que estamos al frente de los proyectos.
Las últimas decisiones de ampliar la Liga EuskoTren creo que van a ser favorables para dar aún
mayor visibilidad al remo femenino.

iker cortes remo hondarribia

¿Crees que el banco móvil es compatible con este auge actual del banco fijo?

Totalmente. Son modalidades que se complementan a la perfección y, ya no lo digo sólo por
mi propia experiencia como remero sino porque lo veo en el día a día.
Aquí, en Hondarribia hay una apuesta muy fuerte por el banco móvil, en todas las categorías, incluida la senior. Les da a los remeros un cierto plus de calidad en su estilo.

Yo lo notó mucho en las chicas, con las que estoy a diario en los entrenamientos. Aquellas que vienen con muchas horas de banco móvil a la espalda tienen una remada diferente. No digo que mejor ni peor, simplemente diferente, algo especial. Se nota respecto a la remera que ha empezado directamente en banco fijo.
Pero al final todas aportan y suman igualmente en el bote a la hora de competir.

¿Cómo fue tu experiencia en las tostas de la Sotera?

Fue una época muy bonita, aunque muy dura y exigente. Teníamos como entrenador a Sabino
por aquel entonces y, como senior de primer año, no encontraba hueco en la trainera, por lo
que pasé a bogar con la “Hojalatera” de La Iberia y luego con Algorta (hoy en día Getxo).

También estuve con la Lekittarra de Isuntza, una época en la que me viví emotivos momentos.
Pero lo que importaba era el acumular horas de remada y ganar en experiencia.

Fue una fase en la que disfruté y aprendí muchísimo con todos ellos. Luego ya pude reincorporarme de nuevo a Santurtzi y seguir unos años más con mis compañeros de siempre. Todos eran unos grandísimos remeros de los que guardo un especial recuerdo, como Iker Aguirresarobe, entre otros muchos.

Iker cortes remo sotera

Pero te has acabado forjando toda una prolífica y exitosa carrera como entrenador al otro
lado de la muga, en Gipuzkoa.

¿Cómo diste el salto?

No hubo nada extraño. Simplemente cuestiones personales.

Me afinqué con mi pareja en Irún, ya que ella era de aquí, y decidí que eso no tenía por qué suponer un freno en mi pasión por el remo.

Por lo tanto, me moví para buscar algo que mantuviera ese vínculo especial que siento
por este deporte y lo encontré entrenando al equipo femenino de Hibaika.

¿Se nota diferencia a la hora de afrontar los entrenamientos cuando se trata de deporte
femenino?

De ningún modo. La planificación es la misma y los entrenamientos van adaptados según el
rendimiento deportivo de cada persona o equipo. Aquí no influye para nada el género y las
chicas lidian con los problemas diarios igual que cualquier otro.

Quizás la única diferencia pueda ser a la hora de tratar ciertos aspectos con ellas. Suelen ser
más emotivas y enfocan las cosas de modo diferente, por eso hay que cambiar un poco
nuestro modo de relacionarnos, necesitamos una mayor empatía para poder verlo desde su
punto de vista.

Por lo demás, estoy encantado con todos los equipos femeninos que he tenido a mi cargo. Si fuera de otro modo, no llevaría tanto tiempo entrenado a féminas.

iker cortes remo hondarribia santurtzi

La media de edad en los equipos femeninos suele ser bastante inferior que en los masculinos
¿a qué crees que se debe esta casuística?

La trayectoria deportiva de ambos es similar, hasta la época de senior no hay mucha distinción.
Quizás se empieza a notar con la llegada de la madurez de las chicas.

Ellas son más pragmáticas, piensan más en su futuro personal y profesional, y suelen anteponerlo en mayor numero de ocasiones a su trayectoria deportiva que, al final, todos sabemos que es limitada.

Algunas abandonan por centrarse más en sus carreras profesionales, en hacer un Erasmus o un
doctorado. Otras, por que han llegado a esa etapa de sus vidas en que deciden ser madres y
deciden dar prioridad a algo que va a ser tan relevante en sus vidas. Todas las decisiones son
respetables y seguro que tomadas tras mucha meditación sobre que paso dar y en qué
momento hacerlo.

Aún así, hay algunas remeras que han sabido compaginar perfectamente su faceta como estudiante, trabajadora o madre con sus entrenamientos diarios y la competición.

Eso va con cada persona y no hay una norma fija establecida como patrón predeterminado.
Todo esto acaba influyendo el número de años que algunas de ellas permanecen en activo en
alta competición.

Al abandonar antes su carrera deportiva, también dan entrada antes a jóvenes aspirantes. Influye mucho el que sea un deporte muy exigente y que implica mucha dedicación.

iker cortes remo hondarribia santurtzi femenino

Acabamos de ver aumentado el número de participantes para la Liga EuskoTren y serán dos
tandas, 8 traineras, las que formarán la competición de la próxima temporada ¿cómo ves la
decisión y cómo crees que influirá en el remo femenino?

Pues ha sido una gran noticia para todos. Ya hacía años que esperábamos algo así pues el
actual formato se quedaba muy corto para el gran número de clubes que compiten en las
diferentes ligas femeninas. Ahora vamos a ver unas ligas mucho más exigentes y se le va a dar
mayor visibilidad al remo femenino.

Estos últimos años la Liga EuskoTren se ha caracterizado por ser monólogos o dúos como
mucho. Tuvimos la época hegemónica de San Juan, también lo hemos visto con con Orio, y
ahora el dueto con Arraun. Las jornadas perdían mucha emoción pues ya se intuía que la
victoria iba a estar entre una o dos como mucho. Pero meter en juego una segunda tanda, y
además con rivales de tanta calidad, te deja muchas puertas abiertas a que pueda haber
sorpresas en cada regata. Un cambio de viento entre tandas, de corrientes, mareas, etc. Puede
que las vencedoras no salgan siempre de la tanda de honor.

A parte, es una recompensa al esfuerzo de muchos clubes que, por muy poquito, se han ido
quedando sin el premio del ansiado ascenso estas últimas temporadas. La Liga ETE está muy
fuerte y consolidada.

Tan sólo hay que ver como ha estado de reñido el final, y eso que a Deustu le ha pesado su falta de acierto en regatas de mar. Hay un nivel impresionante y no creo que vaya a penalizarle el que un par de clubes asciendan a la EuskoTren.

¿Como resumirías la temporada de Hondarribia?


En Liga, no podemos estar más contentos del resultado. Un subidón el ascenso, pero el mano a
mano con Hibaika (y Deustu) ha dado un plus de emoción y nos ha obligado a reinventarnos
jornada tras jornada.

En la Concha cumplimos con el objetivo fijado. Primero era obtener la clasificación, sin eso no
hay siguiente paso. Y después, remar en la tanda de honor. Ambas se consiguieron.
La Concha siempre suele dar sorpresas entre tandas y, este año, no iba a ser diferente.

Las remeras hicieron una primera jornada impresionante y se metieron por derecho prpio en la
tanda de honor gracias a su tercer puesto. En la segunda, vino la sorpresa. Cedimos unos
segundos con alguno de los equipos de otra tanda y eso pesó en la clasificación final. Pero el
resultado no se desvió mucho del esperado, aunque siempre aspiras a más.

Iker cortes remo entrenador hondarribia

¿Qué nivel de exigencia tiene el remo a nivel personal?

El remo te acompaña a todas horas. Lo tienes en mente permanentemente, en especial
durante los meses de competición. El nivel está muy alto y la rivalidad, deportivamente
hablando, es máxima. Durante la semana te pasan por la cabeza mil alineaciones diferentes,
mil modos de enfocar una regata y siempre surge algo a última hora que te condiciona a tomar
una decisión en vez de otra, y no siempre resulta ser la más acertada. Ahora súmale la
planificación de horarios de entrenamientos, los descansos, los relevos entre remeras, etc.

Pero ellas tampoco lo tienen nada fácil. Tienen que vivir con la presión de las regatas, tanto de
las victorias como de las derrotas; de su alimentación sometida a una dieta muy exigente; el
control sus tiempos de descanso tras la competición y entrenamientos, algo que les resta
poder disponer de momentos de ocio, para estudio, etc. Todos trabajamos de cara a sacar lo
mejor del equipo y eso requiere implicación al 100%.

Pasaste unos maravillosos años en Hibaika para posteriormente seguir con Hondarribia. Dos
clubes con historia y trayectorias diferentes ¿Has notado mucho el cambio?

Con Hibaika disfruté de momentos muy especiales. Fueron mis inicios como entrenador y los
que me dieron una oportunidad, eso no se puede olvidar fácilmente.

En Hondarribia llevo desde el 2018 y es un club que, en muchos aspectos, es diferente.
Contamos con otros medios, tanto materiales como económicos, pero al final eres tú el que te
fijas el nivel de exigencia.

En eso no hay diferencia alguna. Todos los clubes te facilitan lo que está en su mano, pero eres tú el que debes saberlos gestionar del mejor modo para sacar lo máximo con lo que tienes a tu alcance. Y el lado humano es muy importante en esta faceta, tanto o más que el económico o el material. En todos los clubes en los que he estado he exigido lo máximo y han cumplido hasta donde han podido, pero yo también voy siempre a darlo todo y a pedir que el resto se implique igualmente.

iker cortes remo hondarribia femenino entrenador

Para cerrar, ¿qué recuerdo guardas con especial cariño en una mochila con tantas
experiencias y anécdotas?

Es difícil decantarse por una sola opción, pero, puestos a tener que decidir, me quedo con una
regata como remero, en el Campeonato de Bizkaia de traineras de 2005 donde mantuvimos
una durísima lucha con Arkote y que nos sirvió para clasificarnos para el de Euskadi que se
disputó posteriormente en aguas de Hondarribia.

¿Y alguno que te gustaría rebobinar en el tiempo para poder cambiar su resultado?

Quizás, alguna de las regatas diputadad con Hibaika en la regata de La Concha. Estuvimos muy
cerca de lograrlo contra una tripulación de San Juan que venía de ganarlo todo. Eran las
grandes favoritas. Dimos un gran recital de buen remo y las pusimos en serios aprietos, pero al
final unas décimas decantaron la victoria en favor de las “Batelerak”.

Hubiera sido bonito y muy merecida esa victoria de la Madalen con la Bandera ondeando en su popa.


Nos tenemos que despedir de Iker con la sensación de quedarnos cortos en sus numerosas
historias que contar y que sabe describirnos con una simpática cercanía. Tan sólo desearle lo
mejor en esta nueva temporada donde nos promete dar mucha guerra en estar recién
renovada Liga EuskoTren a donde regresa el equipo de Hondarribia tras una magnífica
temporada en la Liga ETE.

Si te ha gustado esta entrevista seguro te gustara leer la que le hicimos a Alba Meis , remera de Chapela o la que le hicimos a Iker Zabala entrenador de Bermeo Urdaibai

Ayúdanos a crecer compartiendo: