Andrés Benzal, luchando con una enfermedad degenerativa desde la música

Andrés Benzal, luchando con una enfermedad degenerativa desde la música


En las siguientes líneas nos acercamos a Andrés Benzal a través de una interesante conversación, con la que descubriremos “cosas de la cara B” de este vecino de Santurtzi y artista.

• Hola Andrés, ¿Cómo estás?, disculpa que llegue un poquito tarde…

No importa, tenía que hacer unos trámites en el Ayuntamiento.

…Y así, en la terraza de La Oficina, tomando un café comenzaba la entrevista.

• Quiero empezar contando a nuestros lectores un poco tu biografía.
Aunque muchos te conocen ya, hagamos un repaso contigo.

Naciste un 28 agosto de 1979
¿Tu infancia y adolescencia transcurrieron con normalidad?

Bueno, mi infancia fue muy normal, sí me daba cuenta de que hacía deporte pero nunca destacaba en nada, en atletismo era de los últimos en llegar. En el gimnasio nunca ganaba masa muscular, siempre estaba muy delgadito y con poco brazo, pero no era para que saltaran las alarmas, aunque años más tarde ataríamos cabos.

andres benzal mi dulce geisha

• ¿A qué edad fue tu primer contacto con la música?

A los 12 años. Me regalaron mi primera guitarra, comprada en discos Serrano y al poco tiempo empecé a recibir clases de una chica, en la calle Pedro Icaza.

No recuerdo su nombre, pero a ella no la he olvidado.

También me dio clases Pedro de la Osa (“Gris perla”, “Parabellum”…) durante unos meses, siendo ya más adulto.

• Ah, quizás nos lean o alguien se lo comenté y quieran contarnos alguna anécdota.
¿Cómo fue tu despertar musical?, ¿Qué estilo de música te gustaba?

Pues fue de la mano del movimiento punk, grupos de fuera y más cercanos, como “Eskorbuto” fueron mis influencias y con amigos empecé a cantar acompañándome con la guitarra.
A los 18 años tuve mi primer grupo “No Comment” con una trayectoria de 3 años, durante los que actuamos en un montón de gaztetxes y locales de Bizkaia.

andres benzal

• Entonces… ¿Cuándo fue que descubriste que padecías una enfermedad?

Fue a los 21 años, en mi primer empleo me hicieron el reconocimiento médico de empresa y en los resultados de la analítica salieron unos valores “raros”. Ahí empezó “todo” tras mucho investigar…


• ¿Puedes decirnos de qué enfermedad se trata?

Pues no se sabe, solo sé que es una distrofia muscular degenerativa, pero a día de hoy y tras pasar por los mejores neurólogos, un montón de biopsias de músculo para su análisis y otras tantas pruebas de ADN, todavía siguen sin ponerle nombre y apellidos a mi enfermedad.

En su día, incluso entré en un estudio europeo de enfermedades raras y me dijeron que la mía era rara de entre las raras, por aquello de que sobre las otras saben un poquito más.

• ¿Y tiene cura?

Hoy por hoy, como te digo, está sin diagnosticar, por lo tanto, salvo medicamentos experimentales, no hay tratamientos, ni pronóstico, así que tampoco sé cómo avanza.

andres benzal distrofia muscular enfermedad degenerativa
Andrés Benzal

• Permíteme entrar un poco en el terreno emocional ¿Qué sentiste al saber que padecías una enfermedad rara y que no se conocía su cura?

En principio se te cae el mundo encima y tienes la sensación de que te están contando una película que no va contigo. Eché de menos sobre todo la información, ya que en aquellos tiempos era prácticamente inexistente.
Después sientes rabia, porque incluso en la actualidad, con la cantidad de avances que hay en tecnología e incluso en el campo de la medicina, las personas siguen muriendo de cáncer y enfermedades rarísimas que no tienen cura. Luego no te queda otra que aceptarlo, eso sí, no me rindo, soy realista, pero conservó la esperanza.

Quiero añadir que Andrés también me cuenta off the record cómo es exactamente su lucha diaria y se lamenta, aunque también lo ha aceptado, de que la administración, la sanidad pública, solo cubre una minúscula parte de los tratamientos paliativos que necesita para combatir esta enfermedad que le mantiene en una silla de ruedas y que son muy costosos: Rehabilitación, logopedas,… lo que demuestra, una vez más el coraje y el talante del vocalista.

• Volvamos un poquito a la música ¿qué sucedió entonces con ese mundo en el que ya estabas tan inmerso?

Estuve inactivo durante unos cuatro años, casualmente cuando me descubrieron la enfermedad, pero la verdad es que ese no fue el motivo, más bien al contrario.

• Explícanos eso, Andrés

Pues quiero decir que fue el motivo para regresar. Durante todo ese tiempo que estuve inactivo pensé mucho en todo lo que rodea al mundo musical y las personas discapacitadas. Hay muy pocas representaciones de este colectivo, así que en 2006 decidí que yo tenía que subir a un escenario y dejarme ver.

Quería dar visibilidad a las personas con discapacidad, mostrar que también existimos y podemos hacer cosas como subirnos a un escenario y cantar, actuar, etc..

Monté el grupo “Monkeys in the Garden”. Como mi enfermedad para entonces no me permitía ya tocar la guitarra durante un concierto entero, me centré en lo que sí podía, que era cantar. Aquel proyecto duró 3 años.

andres benzal mi dulce geisha grupo

• Es decir, que independientemente de tu vocación musical, ¿la razón por la que subes al escenario es para apoyar y dar visibilidad a personas discapacitadas?

Bueno, digámoslo así. – afirma con modestia

• ¿Qué sientes desde ese lado de la barrera?

….Y nunca mejor dicho, hay tantas barreras que nos dificultan el día a día…. pero también se aprenden cosas, descubres muchas que solo desde una silla de ruedas eres capaz de percibir.

Ves la vida con otros ojos, aprendes a disfrutar de pequeñas cosas y te fijas muchas veces en pequeñas cosas que para el resto de los mortales pasan desapercibidas.

• Andrés, estos últimos años nos ha tocado a todos vivir una época difícil, imagino que para ti también ha sido especialmente dura.

Bueno, como para todos. Yo estoy llevando peor el post confinamiento, no me puedo permitir caer enfermo por COVID y se me hace complicado explicárselo a mis amigos y a las personas que tengo alrededor.
“¡Qué más me gustaría que abrazar a quienes aprecio y quiero!, pero como he dicho, no me lo puedo permitir, con mi enfermedad lo más probable es que no lo contaría.
No es miedo, es responsabilidad, quiero seguir luchando y viviendo.

andres benzal mi dulce geisha grupo santurtzi

• Hablando de amigos: ¿qué pasó después de “Monkeys in the Garden”?

Fue cuando se creó “Mi dulce Geisha”, en el que estoy desde entonces hasta la actualidad. Mis compañeros son más que amigos, son mi familia, ellos me cuidan y me quieren como si fuéramos hermanos.

• ¿Qué sientes al subir a un escenario?

Bueno, la mayoría de los escenarios tienen escaleras con lo cual yo no puedo subir con la silla y son mis amigos, mis compañeros, los que suben mi silla en brazos como si fuera Lady Gaga.

Una vez arriba, me siento un poco nervioso al principio, pero cuando toca empezar y se encienden las luces todo es buen rollo, es una buena válvula de escape para sacar todo lo que llevas dentro y cantando dices lo que hablando no puedes.

Me gustaría decir que “Mi dulce Geisha” tiene un sonido muy particular. Andrés me explica que aunque es él el que compone los temas, cada miembro del grupo hace los arreglos para su instrumento y luego lo ponen en conjunto. Todos respetan el trabajo de cada uno y se crea una atmósfera muy especial. Escuchando sus discos y en sus conciertos eso se percibe. La voz de Andrés “suaviza” y compacta el sonido metal del grupo y eso me gusta mucho.

• Hablemos del público. Ahora en las redes puedes transmitir todo aquello que quieras, llegando a miles de personas, ¿tienes contacto con tu público a través de ellas?

Sí, de hecho es algo que me anima y me da fuerzas para seguir haciéndolo. Por ejemplo, entre otros, el mensaje de la madre de un niño con una discapacidad para darme las gracias porque su hijo se siente fuerte al ver que yo estoy encima de un escenario padeciendo una discapacidad. O el de otra madre, pidiéndome un vídeo de ánimo para su hijo, que me escuchaba y seguía por redes sociales. Me dijo que su hijo se sentía identificado conmigo por ir también en silla de ruedas eléctrica y tener también una enfermedad rara.

Por esto merece la pena. Me hace feliz, la verdad.

andres benzal mi dulce geisha grupo santurtzi enfermedad degenerativa

• ¿Qué les dirías a todas las personas que padecen una enfermedad degenerativa o tienen una discapacidad?

Sobre todo que no permitan que nadie les diga lo que pueden o no pueden hacer, que persigan sus sueños que sí pueden y yo estoy aquí para demostrarlo.

• ¿Y cuáles son tus sueños?, ¿Cuáles son aquellos que aún no se han hecho realidad?

Pues claro que me gustaría ser independiente, tener total autonomía, pero esto es “lo que hay” y hay que aceptarlo, adaptarse y seguir adelante, haciendo cuántas cosas me hagan feliz. Se puede ser feliz.
Me encantaría que fuéramos teloneros de “Sôber” y actuar en grandes festivales, como el BBK Live.

• Andrés, tú pide, quién sabe si la gente de “Sôber” nos lee y decide ficharte para algún concierto. Desde luego que pocas personas lo merecen tanto como tú.

Mientras, me gustaría seguir haciendo música y dando visibilidad a las personas discapacitadas, para conseguir respeto, igualdad y justicia social.

• No se me ocurre una mejor forma de terminar esta entrevista, pero no me puedo marchar sin darte de nuevo las gracias por tu tiempo y desearte mucha suerte en tu vida musical y personal.
Ha sido un verdadero placer conversar contigo.

Ayúdanos a crecer compartiendo: