El apego y su efecto en el equilibrio emocional

El apego y su efecto en el equilibrio emocional

El apego y su efecto en el equilibrio emocional puede llegar a hacer ciertos cambios en nuestras actitudes, por ese motivo es que este concepto esencial en el desarrollo psicológico de las personas se convierte en una base para la constitución de los lazos emocionales que se tan temprano y que pueden llegar a condicionar el equilibrio emocional que vamos a tener en la etapa de adulto.

A continuación vamos a hablar un poco acerca de lo qué es el apego, los tipos y cómo manejarlo

El apego y su efecto en el equilibrio emocional

Cuando hablamos de apego estamos haciendo referencia a un vínculo emocional de carácter profundo que se da entre dos personas y que es consistente con el espacio y tiempo.

Asimismo, los lazos que se constituyen en la infancia pueden generar ciertas alteraciones psicológicas que vamos a evidenciar en la etapa de adultez.

Algunos de los problemas que se pueden dar en la etapa de adulta son la ansiedad, depresión, ira, trastornos de la personalidad, entre otros.

Clases de apegos

De acuerdo a diversas investigaciones se pueden distinguir cuatro tipos de apegos. Se encuentra el apego seguro el cual es funcional, y también se evidencia el apego inseguro que a su vez viene acompañado de tres clases distintas:

El apego seguro

apego emocional seguro

Se trata de aquel donde la figura parental está atenta y disponible a las necesidades de su hijo, por lo que se observan situaciones adversas, es decir, el niño presenta confianza de que va a ser comprendido y ayudado, por lo que esta acción hará que el menor se anime a explorar el mundo y siga ganando experiencia y desarrollo.

Este tipo de apego puede dar adultos maduros, estables, independientes y seguros.

Este tipo de apego está caracterizado por la incondicionalidad: el niño sabe que su cuidador no va a fallarle.

 Se siente querido, aceptado y valorado.

 De acuerdo con Bowlby, este tipo de apego depende en gran medida de la constancia del cuidador en proporcionar cuidados y seguridad.

Apego evitativo o huidizo

apego emocional evitativo

Es aquel donde la figura parental es relacionada con el niño y se percibe una mezcla de sentimientos que generan angustia o rechazo.

Es decir, el padre o la madre llega un punto en el que se siente angustiado e impotente porque no sabe cómo reaccionar ante casos tan sencillos como el llanto de su hijo. Este efecto hace que el cuidador no cubra las necesidades del menor y por ende, no sabe cómo controlar la situación. Asimismo, esas acciones no intencionadas por parte de los padres puede hacer verle al niño que es rechazado. 

El apego evitativo es un estilo de apego que se desarrolla durante la primera infancia. 

Las personas que padecen de este caso no buscan apoyo en otras personas, no toleran la intimidad emocional y es posible que no puedan construir relaciones profundas y duraderas.

Apego ansioso o ambivalente

Se trata de aquellos casos donde la figura parental está disponible psicológicamente y a veces no, en ocasiones son amorosos y en otras fríos o distantes.

En el apego ambivalente se da una fuerte inseguridad y miedo a ser abandonado. Los niños se comportan de una forma muy suspicaz ante la presencia de extraños, lloran y están alterados si sus padres no están pero, cuando ellos vuelven, no se consuelan e, incluso, los rechazan.

Apego desorganizado o indiscriminado

apego emocional desorganizado

El modelo relacional es caótico y cambiante.

La figura parental es altamente inútil y suele mostrar patologías psiquiátricas crónicas, alcoholismo o toxicomanías, lo que produce una relación altamente desorganizada.

El apego desorganizado surge como resultado de una vivencia infantil de confusión con respecto a la conducta de sus padres.

Su comportamiento es impredecible, lo que genera en el infante sensaciones de incertidumbre, miedo y falta de coherencia y orden.

Forma de reparar el apego emocional

apego emocional

Cada uno de los problemas que se dan en los distintos tipos de apego inseguro pueden abordarse si se reconocen los problemas y acudimos a profesionales adecuados como es el caso de psicólogos o terapeutas familiares que puedan ayudar a solucionar los problemas. Es importante que explores tus vivencias dolorosas del pasado en un entorno de seguridad.

Si quieres conocer más datos interesantes como estos, te recomendamos a ver nuestra sección de salud y belleza.

Ayúdanos a crecer compartiendo: